libro gana a la fibromialgia

Gana a la fibromialgia

Descubre cómo mejorar los síntomas para VIVIR con mayúsculas

La fibromialgia es el resultado de aprendizajes, vivencias, creencias, formas de pensar y gestión de todo ello. No llegó a ti de la nada, y es bueno que aprendas el para qué de este padecimiento y poder hacer cambios.
Si tomas consciencia de la razones y trabajas sobre ello, todo puede cambiar para ti. 
Tras 7 años sin síntomas de fibromialgia, decido en este libro contarte mis venturas y desventuras del padecimiento. 
En estas páginas, te quiero transmitir todo el conocimiento y herramientas anti-fibromialgia que he adquirido a lo largo de los años con mis vivencias y sanación, en primera persona y, con la experiencia trabajando con hombres y mujeres diagnosticados de fibromialgia.
Pretendo que descubras el mensaje que trae el síndrome fibromiálgico y que tengas un método personalizado para mejorar el dolor y el sufrimiento.

Como tú, sé lo que es sentir dolor, incomprensión, soledad y verte sobrepasada por las circunstancias que rodean a la fibromialgia.

Mi historia con ella comenzó a los 29 años. Desde que recuerdo, siempre he sido una persona inquieta, activa, optimista y social. Me encanta hacer planes con amigos y con la familia.

Aunque un día me di cuenta que el querer quedar siempre con alguien era un reflejo de mi falta de autoestima que se veía en mi búsqueda constante de aprobación y reconocimiento. Tal vez te suena.

Además tenía un ritmo de vida agitado con un trabajo que me consumía las horas y el tiempo que me quedaba libre lo pasaba en compañía sin dejarme apenas tiempo para dedicármelo a mí. Y eso al final pasa factura.

¡Lo quiero!

Como tú, sé lo que es sentir dolor, incomprensión, soledad y verte sobrepasada por las circunstancias que rodean a la fibromialgia.

Mi historia con ella comenzó a los 29 años. Desde que recuerdo, siempre he sido una persona inquieta, activa, optimista y social. Me encanta hacer planes con amigos y con la familia.

Aunque un día me di cuenta que el querer quedar siempre con alguien era un reflejo de mi falta de autoestima que se veía en mi búsqueda constante de aprobación y reconocimiento. Tal vez te suena.

Además tenía un ritmo de vida agitado con un trabajo que me consumía las horas y el tiempo que me quedaba libre lo pasaba en compañía sin dejarme apenas tiempo para dedicármelo a mí. Y eso al final pasa factura.

¡Lo quiero!
No te diré que es un camino fácil pero sé que es posible tal y como me lo he demostrado a mi misma.

DESTAPA TU FUERZA INTERIOR.
VIVE POR Y PARA TI.