Como tú, sé lo que es sentir dolor, incomprensión, soledad y verte sobrepasada por las circunstancias que rodean a la fibromialgia.

Mi historia con ella comenzó a los 29 años. Desde que recuerdo, siempre he sido una persona inquieta, activa, optimista y social. Me encanta hacer planes con amigos y con la familia.

Aunque un día me di cuenta que el querer quedar siempre con alguien era un reflejo de mi falta de autoestima que se veía en mi búsqueda constante de aprobación y reconocimiento. Tal vez te suena.

Además tenía un ritmo de vida agitado con un trabajo que me consumía las horas y el tiempo que me quedaba libre lo pasaba en compañía sin dejarme apenas tiempo para dedicármelo a mí. Y eso al final pasa factura.

Como tú, sé lo que es sentir dolor, incomprensión, soledad y verte sobrepasada por las circunstancias que rodean a la fibromialgia.

Mi historia con ella comenzó a los 29 años. Desde que recuerdo, siempre he sido una persona inquieta, activa, optimista y social. Me encanta hacer planes con amigos y con la familia.

Aunque un día me di cuenta que el querer quedar siempre con alguien era un reflejo de mi falta de autoestima que se veía en mi búsqueda constante de aprobación y reconocimiento. Tal vez te suena.

Además tenía un ritmo de vida agitado con un trabajo que me consumía las horas y el tiempo que me quedaba libre lo pasaba en compañía sin dejarme apenas tiempo para dedicármelo a mí. Y eso al final pasa factura.

mis primeros síntomas

vinieron con una tendinitis y un dolor en el pie derecho que poco a poco se fue extendiendo a los dos pies y a las manos.

Así empezó y no paró hasta que me inundaron problemas de salud como:

  • Tristeza, apatía y fatiga.
  • Sequedad en la piel y dermatitis.
  • Disminución líbido y dolor al contacto.
  • Ganglios inflamados.
  • Me molestaba cualquier ruido y ya apenas tenía vida social.
  • Altibajos emocionales.
  • Ojos secos.
  • Urgencia urinaria.
  • Febrícula constante.
  • Contracturas musculares.
  • Estreñimiento.
  • Dolores estomacales.
  • Insomnio.
  • Me resfriaba constantemente.
  • Pérdidas de memoria, me costaba encontrar las palabras para mantener una conversación normal, cambiaba las palabras escribiendo…
  • Sensación de frío constante.
  • Y también llegaron las molestas “piernas inquietas” de noche.
  • Sensibilidad a productos de higiene y cosmética.
  • Crisis de ansiedad.

Ya te imagino reviviendo este momento mientras lees esto…

Todo eso sumado a los constantes consejos de “tú lo que tienes que hacer es animarte”. Tras un largo peregrinaje médico, me diagnosticaron Síndrome de Fibromialgia y me sentenciaron: “tu vida va a ser así a partir de ahora”.

No me lo podía creer, era demasiado joven para conformarme con ese veredicto. El que la gente no me comprendiera, que me miraran raro cuando explicaba todo lo que me pasaba, la cara de incredulidad…

Todo ello me hizo sentirme más sola que nunca y tocar fondo.

Hasta que un día mi reumatóloga me aconsejó que me pusiera parches de morfina y ahí fue donde me negué en rotundo…

Me di cuenta que dependía de mí que mi salud diera la vuelta.

Mi inquietud y curiosidad me llevó a comenzar un camino de autoconocimiento y escucha interna.

Fueron años muy duros de dolor e incomprensión viviendo en mí la maldita FIBROMIALGIA. Sin embargo lo que tenía claro era que no iba a poder conmigo, así que me puse a investigar por mi cuenta.

Ya han pasado 7 años y puedo decir bien alto que he dejado atrás la fibromialgia.

Por el sendero he realizado distintas terapias y formaciones de la mano de:

Ruth Nieves, Covadonga Pérez Lozana, Lain Garcia Calvo, Enric Corbera, Sergio Fernández, Hada Garcia Cock, Roberto Goltzman, Verónica Morera, Ana Moreno, Instituto Esmindfulness y Oye Deb.

Decidí centrarme en fibromialgia por experiencia personal de superación y porque considero necesario dar respuesta de una vez por todas al dolor e incomprensión que sentimos las personas afectadas.

Así como aportar una visión llena de esperanza y resultados positivos si se trabaja de manera integral con la persona.

A día de hoy doy las gracias a la enfermedad por darme la oportunidad de pararme a escuchar mi cuerpo y reflexionar sobre la vida que había llevado.

Ahora estoy viviendo la vida que me merecía después de tanto tiempo. Una vida que protagonizo yo en la que han desaparecido los síntomas, médicos y la medicación.

Una vida donde abundan mis ganas de hacer, ser y sentir.

LA FIBROMIALGIA SE PUEDE REVERTIR Y SOY EL VIVO EJEMPLO DE ELLO.

No te diré que es un camino fácil pero sé que es posible tal y como me lo he demostrado a mi misma.

Hazlo aún con el miedo en el cuerpo.

Agarra el miedo como una palanca que te impulse a tomar acción.

Durante el proceso vas a conseguir:

  • Reprogramar el cerebro
  • Volver la naturaleza a tu cuerpo
  • Conectar con tu esencia

DESTAPA TU FUERZA INTERIOR.
VIVE POR Y PARA TI.

10 CURIOSIDADES SOBRE MÍ

  1. Soy una melómana empedernida. La música en directo es mi debilidad: rock e indie sobre todo, cada año voy a festivales y conciertos.
  2. Necesito tener un hogar que sienta como propio, soy a partes iguales casera y social. Me encanta pasar tiempo sola y estar en silencio.
  3. Hace 5 años que quité la tele en casa porque las noticias me hacían llorar.
  4. He vivido en 5 ciudades y en 11 hogares distintos, de ahí que ahora necesite un lugar al que volver aunque me chifla viajar.
  5. Soy PAS (Persona Altamente Sensible) y capto fácilmente las emociones de otras personas.
  6. Soy mamá de una perrita beagle adoptada. Recorrí 2000 km para darle un abrazo y decirle que ya no estaría sola.
  7. Me dediqué a la política durante 4 años porque desde pequeña me han crispado las injusticias y creía que entrando podría cambiar el mundo.
  8. El diagnóstico de Esclerosis múltiple de mi madre cuando yo tenía 6 años ha marcado mi vida.
  9. Soy vegetariana desde hace 5 años.
  10. Mis padres son extremeños, mi hermano madrileño y yo cordobesa.

10 CURIOSIDADES SOBRE MÍ

  1. Soy una melómana empedernida. La música en directo es mi debilidad: rock e indie sobre todo, cada año voy a festivales y conciertos.
  2. Necesito tener un hogar que sienta como propio, soy a partes iguales casera y social. Me encanta pasar tiempo sola y estar en silencio.
  3. Hace 5 años que quité la tele en casa porque las noticias me hacían llorar.
  4. He vivido en 5 ciudades y en 11 hogares distintos, de ahí que ahora necesite un lugar al que volver aunque me chifla viajar.
  5. Soy PAS (Persona Altamente Sensible) y capto fácilmente las emociones de otras personas.
  6. Soy mamá de una perrita beagle adoptada. Recorrí 2000 km para darle un abrazo y decirle que ya no estaría sola.
  7. Me dediqué a la política durante 4 años porque desde pequeña me han crispado las injusticias y creía que entrando podría cambiar el mundo.
  8. El diagnóstico de Esclerosis múltiple de mi madre cuando yo tenía 6 años ha marcado mi vida.
  9. Soy vegetariana desde hace 5 años.
  10. Mis padres son extremeños, mi hermano madrileño y yo cordobesa.